miércoles, 30 de noviembre de 2011

Elementos de los Mapas

Todos los mapas se elaboran con un tipo u otro de proyección; aun así, todos muestran ciertas deformaciones en alguna de sus partes, que pueden afectar, por ejemplo, a los contornos de los continentes o a las distancias a medir. La información espacial de la superficie terrestre también puede aparecer en los globos terráqueos.

Habitualmente el mapa contiene una serie de símbolos y colores, fácilmente interpretables y descritos en una leyenda, que muestran los diferentes elementos naturales y humanizados del paisaje que se dibuja en el mapa.

Para que pueda ser llamada mapa, la representación no debe ser artística, sino que necesita estar hecha a escala (elemento para diferenciar un mapa de un croquis); debe permitir tomar medidas de distancias, ángulos o superficies y obtener un resultado aproximadamente exacto de la superficie terrestre; dependiendo de lo que se quiera representar en el mapa, las imprecisiones o errores deben ser más pequeños que lo que pueda percibir el ojo humano al contemplar el mapa.
Los principales elementos del mapa son la leyenda y la escala.

Para que un mapa pueda contener gran cantidad de información de fácil lectura debe reflejar en la leyenda un sistema de símbolos arbitrarios o convencionales y debe elaborarse siguiendo un uso adecuado de los colores. Muchos de estos se utilizan con tanta frecuencia que son aceptados por todos y resultan fácilmente comprensibles. De este modo, por lo general, las ciudades y los pueblos se señalan con puntos, cuadrados o superficies sombreadas; los cursos y las masas de agua suelen imprimirse en azul y las fronteras políticas se representan, generalmente, mediante franjas de colores o líneas continuas o discontinuas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada